Hiperglucemia

La definición de la diabetes es la de aquella enfermedad cuya característica principal es una glucemia elevada, así que puede parecer que diabetes y glucemia alta son lo mismo. 

En realidad la diabetes aparece por una deficitaria utilización de la glucemia en sangre que normalmente se presenta como hiperglucemia pero también pueden darse bajadas del azúcar, como hemos visto las dos semanas anteriores 

Después de haber hablado de las hipoglucemias a alguien le puede parecer que si las hipoglucemias pueden ser tan temibles, es mejor “vivir” con los niveles de azúcar altos para no caer en el riesgo de una bajada. Pero no es así. También los niveles de azúcar por encima de los objetivos de control tiene sus complicaciones, a corto, medio y largo plazo. (os recomiendo leer el articulo siguiente del blog “reflexiones de un jedi azucarado” https://www.jediazucarado.com/miedo-hipoglucemia-hiperglucemia)

Hoy y las siguientes semanas vamos a hablar de la hiperglucemia y de sus efectos.

Las personas con diabetes pueden presentar hiperglucemias por múltiples causas. Generalmente están debidos a un aumento de la ingesta de hidratos de carbono, bien de forma transitoria o de forma continuada, un insuficiente nivel de ejercicio físico o un inadecuado tratamiento. Pero también pueden deberse a otras causas entre las que destacan las enfermedades infecciosas (por ejemplo una infección de orina) o alguna medicación (por ejemplo corticoides) tomada por otros motivos.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Las causas más frecuentes son

  1. Saltarse una dosis de la medicación o haberse administrado una cantidad insuficiente de insulina.
  2. Haber ingerido más hidratos de carbono de los recomendados en la dieta o de los que la medicación puede asimilar.
  3. Realizar menos actividad física de la habitual.
  4. Haber tratado en exceso una hipoglucemia.
  5. Tener estrés o una enfermedad infecciosa.

La hiperglucemia puede ser de instauración brusca, en pocas horas o días, generalmente se pasa de cifras normales a cifras altas o muy altas y puede dar lugar a lo que llamamos “complicaciones agudas de la hiperglucemia” (hablaremos de ellas la semana que viene).

También la hiperglucemia puede ser mantenida en el tiempo, con cifras menos elevadas aunque siempre por encima de niveles adecuados, y dar menos sintomas o menos intensos, pero también lleva aparejadas complicaciones que son las que llamamos “complicaciones crónicas de la diabetes” (hablaremos de ellas en semanas sucesivas).

Cada persona puede notar los síntomas de la hiperglucemia de una manera, porque además depende mucho del nivel de la glucemia en sangre, además de otros parámetros, pero muchas veces se notan los siguientes:

Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com
  • aumento de la sed, 
  • se orina más y con mayor frecuencia, 
  • aumento del apetito,
  • olor a acetona en el aliento,
  • cansancio, 
  • pérdida de peso, 
  • visión borrosa, 
  • sequedad en labios y mucosas, 
  • náuseas y vómitos… 

Estos síntomas nos indican que hay que acudir a consultar. Si tenemos un medidor de glucemia puede hacerse una determinación para comprobar la cifra. También puede ser necesario determinar la aparición de cetonas. Cuanto más intensos sean los síntomas más rápido habrá que hacer la consulta.

Cuando se instaura una descompensación diabética aparecen nauseas y vómitos, el hambre es sustituido por inapetencia y empeora la fatiga. El olor a acetona es perceptible en la orina y en el vómito.

Es una situación que requiere atención médica urgente. No hay que abandonar la medicación antidiabética, a pesar del vómito.

Si se presentan palpitaciones, respiración agitada y somnolencia, será necesario acudir de forma inmediata a urgencias o llamar a emergencias, pues puede tratarse de una complicación grave.

El tratamiento de las hiperglucemias dependerá de qué es lo que las haya causado. Si se producen de forma habitual será necesario realizar un cambio en la pauta de la medicación, la dieta o la cantidad de actividad física realizada.

Ante un aumento puntual del nivel de glucosa en sangre, las medidas a tomar dependerán de la duración y la gravedad de los síntomas así como también de la causa que la haya producido. 

Consulta con el médico sobre cómo manejar el nivel de azúcar en sangre y aprende cómo los distintos tratamientos pueden ayudarte a mantener los niveles de glucosa dentro del rango objetivo. Pueden ser eficaces los siguientes tratamientos:

  • Realizar actividad física. 
  • Toma los medicamentos como te lo hayan indicado.
  • Respeta tu plan de alimentación para la diabetes. 
  • Controla tu nivel de azúcar en sangre. 
  • Ajusta tus dosis de insulina para controlar la hiperglicemia. 

Si los síntomas son muy  intensos o de rápida aparición y se dan las situaciones arriba comentadas, el tratamiento deberá ser en un servicio médico.

Ante cualquier duda habla con tu equipo de profesionales. Ellos te explicarán claramente lo que hacer y cuándo hacerlo.

Como conclusión diría que una de las formas de evitar las alteraciones en la cifra de azúcar en sangre es cuidar la alimentación, la actividad física, cumplir el tratamiento, aprender mucho sobre diabetes y acudir a tus profesionales de referencia cuando sea preciso. Puede haber otros factores que escapen a nuestro control, pero es conveniente actuar sobre los que sí podemos manejar.

Y tú ¿Qué opinas? Me encantará saberlo. Escríbelo más abajo o en hablamosdediabetestipo2@gmail.com.

Muchos saludos.

Seguimos con hipoglucemias

Tipos de hipoglucemias

Leve

Aquella que uno puede tratar por sí mismo y la glucemia remonta fácilmente.

Moderada

Es posible tratarla uno mismo. En este caso el organismo reacciona produciendo síntomas (palidez, temblor..) que permiten tomar las decisiones adecuadas.

Inadvertida

En ocasiones se producen hipoglucemias que el organismo “no detecta”. Se notan cuando ya aparecen  los síntomas como la confusión, el mareo y la debilidad, sin que haya habido sensaciones de advertencia (temblor, sudoración, malestar).  Estas pueden ser debidas a un control deficiente que provoca que aparezcan muchas hipoglucemias y con el tiempo el organismo se va “acostumbrando” (por explicarlo de una manera sencilla) a ellas y no pone en marcha los mecanismos contrarreguladores o lo hace cada vez más tarde.

Grave

Los síntomas son tan severos que imposibilitan a la persona para reaccionar. Se precisa una segunda persona para ayudar a remontar la hipoglucemia. Se puede producir pérdida de conciencia y convulsiones.

Retrasada

Es un término que se utiliza para definir aquellas hipoglucemias que se producen entre 4 y 24 horas después de haber hecho ejercicio físico. Esto se debe a que durante el ejercicio se ha utilizado la reserva de glucógeno del hígado. Esta reserva tiende a “rellenarse” después del ejercicio lo que podría causar una hipoglucemia.

¿Cómo se pueden prevenir las hipoglucemias?

Es muy importante prevenir las hipoglucemias, de esta manera mantendremos la capacidad de nuestro cuerpo de reaccionar ante ellas de manera intacta. He aquí una serie de consejos:

  • Comentar con tus profesionales sanitarios de referencia la posibilidad de que presentes hipoglucemias según el tratamiento que lleves. No presentan el mismo riesgo las personas con diabetes tipo 1 que las de tipo 2,  y es completamente distinto dependiendo del tratamiento que se lleve.
  • Mantener los horarios de ingesta y el tipo de alimentos lo más regulares posibles.
  • El beber alcohol aumenta significativamente la aparición de hipoglucemias, si se toman bebidas alcohólicas será necesario estar más pendientes, sobre todo por la noche y tomar hidratos de carbono de absorción lenta.
  • Llevar un buen autocontrol y estar el mayor tiempo posible en cifras de glucosa adecuadas a tu objetivo control
  • Planificar el ejercicio para poder ajustar la dosis de insulina y alimentación.
  • Realizar un programa de ejercicio físico previa revisión médica y diseñado según sus circunstancias individuales.
  • Incrementar el aporte de hidratos de carbono antes del ejercicio. Si tiene tratamiento farmacológico y la glucemia previa es <100 mg/dl, es recomendable realizar una pequeña ingesta 15-20 minutos antes de comenzar la actividad.
  • Ajustar sus horarios de comida y realizar el ejercicio después de haber ingerido los alimentos siempre que sea posible.
  • No realice ejercicio físico solo, especialmente si la sesión va a durar más de una hora.
  • A la hora de pinchar la insulina en una zona con poca grasa subcutánea coger un pellizco, de esta manera evitaremos inyectar sobre músculo que favorecería una absorción de la insulina mucho más rápida. En este sentido es importante usar unas agujas de longitud adecuada, que no sean demasiado largas. Una vez más habla con tu enfermer@.
  • Hacerse los autocontroles de glucemia de forma adecuada, cuando te los hayan indicado.

Otras consideraciones importantes

Cuando tienes diabetes, los episodios de bajo nivel de azúcar en sangre son incómodos y pueden causar temor. Los episodios reiterados de hipoglucemia pueden hacer que te apliques menos insulina para asegurarte de que tu nivel de azúcar en sangre no baje demasiado. Pero los niveles elevados de azúcar en sangre a largo plazo pueden ser peligrosos también, y posiblemente causar daños a los nervios, los vasos sanguíneos y diversos órganos. Es importante estar en cifras adecuadas de glucemia para garantizar un óptima calidad de vida, en el momento y en el futuro.

Si tienes diabetes, cumple cuidadosamente el plan de tratamiento. Si estás tomando medicamentos nuevos, cambiando tus horarios de comida o medicación o agregando ejercicios nuevos, habla con tu equipo sanitario sobre cómo estos cambios pueden afectar tu tratamiento de la diabetes y tu riesgo de nivel bajo de azúcar en sangre.

Y aquí os dejo un enlace a un video del servicio riojano de salud que os habla de este tema: https://escuelapacientes.riojasalud.es/diabetes/educacion-pacientes/279-hipoglucemia

Y tú ¿Qué opinas? Me encantará saberlo. Escríbelo más abajo o en hablamosdediabetestipo2@gmail.com.

Muchos saludos.

Hipoglucemias

En numerosas ocasiones con las personas con diabetes se habla de las bajadas de azúcar o hipoglucemias.

La hipoglucemia es efectivamente una bajada de los niveles de glucosa en sangre por debajo de 70mg/dl.

Se produce por diferentes motivos entre los que destacan:

  • Dosis de insulina excesiva.
  • Insuficientes hidratos de carbono en las comidas.
  • Comidas retrasadas en el tiempo.
  • Ejercicio extra para la dosis de insulina administrada.
  • Algunos antidiabéticos orales también pueden causar hipoglucemia.
  • Administración de la insulina en músculo en lugar de en tejido subcutáneo.
  • Errores en la administración de insulina (administrar insulina rápida en lugar de retardada, o errores de dosis).
  • Bañarse o ducharse con agua muy caliente poco después de haberse pinchado la insulina.

Síntomas de hipoglucemia

https://www.fundaciondiabetes.org/upload/contenidos/188/2A3_2_a.gif
imagen tomada de Fundación para la diabetes
https://www.fundaciondiabetes.org/upload/contenidos/188/2A3_2_b.gif
imagen tomada de Fundación para la diabetes

Los síntomas de hipoglucemia se dividen en dos grupos: los originados en el cerebro como consecuencia de la falta de azúcar, ya que el sistema nervioso se resiente mucho por la falta de glucosa, y los relacionados con los intentos del cuerpo por mantener unos niveles de glucosa normales. Los primeros en producirse son los que intentan restablecer los niveles de glucosa y son: palidez, sudor frío, irritabilidad, hambre, temblor, nauseas, palpitaciones, ansiedad.

Posteriormente se producirán los síntomas causados por el déficit de glucosa en el cerebro: falta de concentración, confusión, mareo y debilidad, dolor de cabeza, visión doble o borrosa, sensación de calor o de frío, alteración de la conducta, alteración de la memoria a largo plazo, marcha inestable, falta de coordinación, lapsus de conciencia, convulsiones.

Cómo tratar los niveles bajos de glucemia:
Cuando los niveles de glucemia son bajos, el objetivo está muy claro: hay que subirlos.

Se suele recomendar la “regla 15/15” como recordatorio, que significa consumir 15 gramos de carbohidratos, esperar de 15 minutos y controlar los valores de nuevo.

Repite este proceso tantas veces como sea necesario.
15 gramos de carbohidratos, son por ejemplo:

  • 150 ml o 3/4 vaso de refresco con azúcar
  • ½ vaso de zumo de fruta
  • 3 cucharaditas o 15 ml de azúcar o miel, mejor diluidas en agua o leche
  • Tabletas premedidas de glucosa o gel de glucosa (de venta en farmacias o algunas tiendas de deportes)

Una vez que los valores de glucemia se han estabilizado dentro de un rango seguro, ingiere carbohidratos de larga duración, como pueden ser un sándwich, yogur o fruta.

Hay algunas hipoglucemias que por diversos motivos como puede ser  rápida instauración,  no dar síntomas, (hablaremos de esto la semana que viene) o no haberlas prestado atención pueden llegar a una situación de especial gravedad y provocar una pérdida de conciencia. En estos casos NO se debe intentar dar alimentos a la persona. Hay que utilizar un medicamento inyectable (la industria farmacéutica está investigando otras posibilidades, pero por ahora esto es lo que se puede usar) llamado GLUCAGON. El glucagón es en realidad otra hormona que segrega el páncreas, y su acción es contraria a la de la insulina, produciendo un aumento del nivel de glucosa en sangre. Tu equipo sanitario te informará de si es necesario que lo tengas y en ese caso de cómo se usa. Generalmente las personas con diabetes tipo 2 es difícil que hagan hipoglucemias si siguen unas reglas básicas de cuidado, a no ser que se pongan insulinas rápidas.

Una vez se haya recuperado la conciencia en unos 10 o 15 minutos, hay que aplicar las fases del tratamiento de la hipoglucemia que se han explicado con anterioridad.

La semana que viene seguiremos con este tema, ya que hay más cosas que comentar.

Y tú ¿Qué opinas? Me encantará saberlo. Escríbelo más abajo o en hablamosdediabetestipo2@gmail.com.

Muchos saludos.

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Después del paréntesis navideño, vuelvo a estar con vosotros con energias renovadas. Espero que hayáis pasado unos días agradables y que os hayáis tratado bien durante estas fiestas.

Vamos a ver en ésta y en las entradas siguientes una serie de cuestiones relacionadas con las cifras: criterios de diagnóstico de diabetes y cifras de normoglucemia, hiperglucemia e hipoglucemia. También hablaremos más en profundidad de las hiper e hipoglucemias.

Con frecuencia me preguntan en la consulta cuáles son las cifras “normales” de glucosa en sangre.

Estas cifras varían si ya hay un diagnóstico de diabetes o no. Quiero decir que las personas que no tiene diabetes tienen cifras por debajo de éstas que más abajo os comento,  pero cuando se tiene ya el diagnostico las cifras “normales” o mejor, los llamados “objetivos de control” se ajustan individualmente.

Lo primero que quiero decir es que el diagnóstico de diabetes, como de cualquier otra enfermedad, debe estar hecho por un médico.

Cuando la glucosa está alta en sangre, es frecuente que se produzcan una serie de síntomas que son muy característicos de este problema, y que pueden alertarnos ante la posibilidad de que la diabetes esté presente.

Son los siguientes:

  • Necesidad de orinar con mucha frecuencia, también llamada poliuria.
  • Tener mucha sed: polidipsia.
  • Tener mucha hambre: polifagia.
  • También suele aparecer debilidadpérdida de peso y molestias digestivas.

No obstante, la diabetes mellitus tipo 2 puede no presentar síntomas durante años y diagnosticarse por un análisis de forma casual. Para confirmar el diagnóstico se deberán realizar analíticas de sangre.

Photo by Chokniti Khongchum on Pexels.com

Existen actualmente cuatro formas de diagnosticar la diabetes mellitus mediante analítica de sangre: 

  • La aparición de síntomas descritos antes y una analítica con niveles de glucosa iguales o mayores a 200 mg/dl.
  • Una analítica en ayunas de al menos ocho horas antes de la extracción que detecta niveles de glucosa en sangre iguales o superiores a 126 mg/dl.
  • Realizando un test de sobrecarga oral, consistente en tomar 75 g de glucosa diluida en agua y permanecer en reposo durante las dos horas siguientes. A continuación, se miden las cifras de glucosa y se comparan con las tomadas antes de la prueba. Unas cifras iguales o superiores a 200 mg/dl confirmarían el diagnóstico de diabetes.
  • Mediante una analítica especial que nos dice cómo han estado los niveles de glucosa en la sangre en los últimos 3 meses que se llama Hemoglobina glicosilada, y que si es igual o superior a 6,5% el diagnóstico de diabetes está establecido.

Si vuestro médico sospecha que podéis tener diabetes, seguramente os pedirá una de estas cuatro pruebas, que le servirá para decidir.

En semanas siguientes seguiremos hablando de cifras.

Y tú ¿Qué opinas? Me encantará saberlo. Escríbelo más abajo o en hablamosdediabetestipo2@gmail.com.

Muchos saludos.